lunes, abril 18, 2005

Daniela Disegni


Nació cuando tenia que suceder, ese sutil encanto de ser mujer que ella posee me lleva a no develar su joven edad. Es divorciada tiene dos hijos y estudios universitarios incompletos de Sociología y letras; domina el idioma italiano, ingles, francés, portugués y maneja nociones elementales de alema y ruso.
Aunque escribe desde que recuerda, siempre le pareció que las cosas importantes eran otras y que escribir era un juego, un hobby, un refugio.

Tu primera memoria de la escritura ?

Los papeles mas amarillentos que guardo son de los doce o trece años. En ellos hay algunos poemas (de los cuales ni siquiera con mucho cariño y nostalgia pude rescatar mas de dos o tres líneas), proyectos de cuentos y textos sueltos. Creo que desde entonces nunca corte con el habito de llenar papelitos (servilletas de papel en su mayoría) en los que anotaba ideas; siempre rápido y de manera abreviada por miedo a que se me escape.

Te alejaste de la poesía para dar paso a la cocina. Como fue ese transito tan disímil ?

Si, realmente. En el ano 1981 , casada y con dos hijos adolescente durante un veraneo escribí de un tirón mi primer libro “Manual del Pequeño Chef” (Ed. Sigmar, Premio Fantasía Infantil 1999) y estaba destinado primordialmente a mis hijos pero también a todos aquellos niños que querían aprender a cocinar.
Después vinieron “Ensaladas”, “Los chicos hacemos masitas para todos”, “Los chicos hacemos tortas riquísimas” (Ed. Albatros). Despues siguieron “El libro de oro de las ensaladas”, “El libro de oro de las sopas” y el Libro de de oro del freezer” (Ed. Florentinas, Ed. Ameghino.

Viene otro importante cambio en tu libros. Pasas de escribir sobre arte culinario para dedicarte plenamente al difícil trabajo de ser mujer.

Si claro, mirando hacia atrás me doy cuenta que no me animaba a salir del todo del ámbito de los fogones. Todo lo demás que escribía me parecía privado y no era para mostrar. Pero debo confesar que llego un día en el cual, aunque cocinar es una de mis actividades preferidas, me canse de un formato que no lograba alejarse de algunos gramos de uno u otro ingrediente. Y comienzo esta serie de libros orientados a la mujer que tantas satisfacciones me han dado.

Dentro del cambio Daniela escribe “Mujeres de 50, pequeño manual ilustrado de supervivencia” (Ed. Sudamericana 1999), este libro lleva trece ediciones con mas de 65.000 ejemplares vendidos. En este libro descubre su veta humorística la cual le resulto una sorpresa agradable y estableció una relación muy placentera con la escritura.
Después sigue otro éxito editorial “Busco al Hombre de mi vida Marido ya tuve” , que, editado por Sudamericana en el 2001 vende 15.000 ejemplares en pocas semanas (tres ediciones). Este libro le abrió la puerta a la comunicación por Internet con sus lectores lo que le resulto una experiencia realmente incomparable.

Crees que hay alguna diferencia entre un hombre y un marido ?.

Salvo error u omisión , un marido es un hombre. Claro que no todos los hombres son maridos.

El hombre de tu vida con o sin cama adentro ?

A cierta altura de la vida casi todas preferimos el cama afuera. Creo que es porque aprendimos que la convivencia puede llegar a estropear las mejores relaciones. Mas aun si tenemos en cuenta de que las manías personales se acentúan con la edad.

Corazón y pasión vs sexo y razón ?

Mejor así: corazón más pasión más sexo más razón.

Consideras que los maridos son un mal necesario o un bien ganancial ?

En alguna etapa de la vida son un bien necesario, no siempre ganancial. Aunque también pueden ser un pésimo negocio.

En el amor lo estético pierde valor, que ves mas allá de una relación?

Lo estético es lo estético y tiene su valor en si mismo. No creo que tenga que ser definitorio en relación al amor. Si no; los feos y las feas no tendrían derecho al amor, y la belleza interior ?.

Lugar: el matrimonio; comprender tarde es no comprender ?.
Creo que en cualquier situacion puede pasar que uno llegue a la verdad demasiado tarde. Eso no quiere decir no comprender. Solamente significa llegar tarde, a veces muy lamentablemente. Lo que habria que hacer es aprender de la experiencia para no perder el próximo tren.


La supuesta libertad que nace en el divorcio, no hace que nos desorientemos y nos preguntemos: Y ahora que !.

Por supuesto que si al principio. Es una situación nueva y como todas, con ventajas y desventajas. Pero no hace falta demasiado tiempo para encarrilar las cosas.
Irremediablemente necesitamos a alguien para compartir nuestra existencia ?.

Es parte de la naturaleza humana buscar compañía y la verdad que cualquier cosa buena o mala , compartida es mejor.

Como es un día de Daniela Disegni ?

Trabajo y familia y cuando tengo tiempo hago escultura, leo, escucho opera, amo la naturaleza y...me gusta seguir cocinando cada vez que puedo.

En su último libro “Hace calor o soy Yo” están respondidas todas las preguntas sobre climaterio y hormonas en colaboración con el Dr. Eduardo Depiano. Fue un desafió diferente, ya que en el tratamos de transmitir de una manera amena toda la información científica seria que respalda la propuesta del titulo.

Entonces, hace calor o finalmente sos vos?.

Lo que casi todas las mujeres descubren es que son ellas, porque cuando no hace calor afuera es una la que esta teniendo uno de los primeros y más notorios síntomas del climaterio: los calores o tuforadas.

Consejos útiles para las divorciadas modernas ?
Primero disfrutar de la libertad, es algo maravilloso. Aprender a estar consigo misa es una buena compania. No conformarse con cualquier persona por no estar sola. , siempre conviene revisar bien la mercaderia..
No resignar lo que para una es fundamental pensando que el otro va a cambiar, nadie cambia tanto como una suele hacerle falta.
No ponerse ansiosa; ellos tambien estan asustados y no circulan tanto como nosotras.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Why in English?
Por las respuestas que das, debés ser formidable en muchos aspectos, la ópera, la conversa, la cocina, la ....no me atrevo;me equivoco?

3:29 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home